Somos un grupo de fisioterapia en Querétaro.

Fisioterapia en las Enfermedades Reumatológicas

Grupo Fisioterapéutico Integral

Las enfermedades reumáticas son aquellas que suelen involucrar articulaciones móviles como las rodillas, tobillos, hombros, manos, codos y con menor frecuencia la columna vertebral, suelen afectar también los tejidos blandos como los músculos y piel.

En la actualidad se podría pensar que no es un padecimiento común dentro de nuestra población; sin embargo, para darse una idea del panorama durante 2010 en la Ciudad de México la prevalencia de síntomas de origen músculo esquelético fue del 43% y las causas principales residen en la osteoartritis y los dolores en espalda baja, esta cifra se asemeja bastante a lo que se reporta en el estado de Nuevo León donde el porcentaje es de un 47.8%

A causa de estos resultados y como prevención se debe aprender a identificar síntomas donde se alerta la existencia de un padecimiento de este tipo; pese a que los signos y síntomas suelen ser diversos: se puede identificar la rigidez matinal de la articulación que cede al movimiento, el dolor articular, la deformación estructural, la limitación del movimiento y por lo tanto una disminución en el desempeño de las actividades cotidianas.

La atención que el paciente deberá recibir para los síntomas mencionados anteriormente, será llevada bajo un tratamiento integral, es decir, ser atendido por un equipo multidisciplinario de ciencias de la salud; en este caso el rol del Fisioterapeuta es fundamental, ya que ayuda a la persona con el manejo del dolor y a mejorar o mantener la funcionalidad e independencia permitiendo que se desenvuelva lo mejor posible dentro de su entorno.

El Fisioterapeuta cuenta con una gama de herramientas, las cuales ayudan a cubrir las necesidades del paciente; el uso de electroterapia con corrientes analgésicas o la aplicación de terapia con láser ayudan a disminuir y controlar el dolor en la articulación. De igual manera, el empleo de terapia manual (movilizaciones, tracciones o masaje) y la aplicación de calor tienen como finalidad disminuir el dolor y además nos permitirán aumentar el rango de movimiento articular.

Tener una rutina de ejercicio en cada etapa de la vida es fundamental. El trabajo mediante ejercicio terapéutico será un pilar esencial en el tratamiento de las enfermedades reumáticas, nos permitirá luchar contra la invalidez de la persona, logrando mantener la movilidad, fortalecer grupos musculares y evitar la atrofia muscular.

La combinación del ejercicio y la hidroterapia ofrece aún más ventajas para así poder trabajar de manera más eficaz.

BIBLIOGRAFÍA

Hernández A, Puerto I, Falcón A, Morejón O, González D. (2014). Rehabilitación integral del paciente reumático. Revista Cubana de Reumatología; 26(1): 15-22.

Morales J, González L, Gámez J, Vázquez M, Castro P. (2010). Enfermedades reumáticas y salud pública: Artículo de revisión acerca del XXXVIII Congreso Mexicano de Reumatología. Altepepaktli; 6(11): 42-53.

Hernández L. Rehabilitación del paciente reumático. Archivos de Reumatología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat