¿Qué es?

Enfermedad esquelética sistémica caracterizada por masa ósea baja y deterioro de la microarquitectura de los huesos, generando un aumento de la fragilidad del hueso y la susceptibilidad a fracturas.

Afecta a más de 200 millones de personas a nivel mundial. Del 30-50% de las mujeres postmenopáusicas la padecerán.

Factores de riesgo

  • Antecedentes heredofamiliares
  • Enfermedades asociadas
  • Menopausia precoz (menor a 40 años) o quirúrgica.
  • Carencia de estrógenos en la pre menopausia
  • Delgadez (IMC menor a 20)
  • Ingesta de corticoides
  • Tabaquismo
  • Amenorrea (ausencia de la menstruación) primaria o secundaria
  • Inmovilización prolongada
  • Bajo consumo de calcio

Manifestaciones

  • Dolor o sensibilidad ósea
  • Fracturas
  • Disminución de estatura
  • Lumbalgia (dolor en zona lumbar/espalda baja)
  • Cifosis (Curvatura anormal de la columna vertebral de convexidad posterior)
  • Dolor cervical (Dolor en cuello)

Prevención

  • Ingesta de calcio, proteínas y vitaminas
  • Exposición al sol (vitamina D)
  • Actividad física: constituye el estímulo mecánico para la óptima adaptación de masa, arquitectura y estructura esquelética, para sus requerimientos biomecánicos, y además reduce el riesgo de caídas que pueden conducir a la fractura.