La escoliosis es una curvatura anormal de la columna vertebral, que consiste en una desviación lateral acompañado de una rotación de la misma, resultando una curva que aparece como una “C” o “S”.

La escoliosis no es un diagnóstico ni una enfermedad, es la descripción de una alteración estructural.

En los adultos, además de representar una preocupación de tipo estético se asocian a dolor y síntomas neurológicos, ocasionados por una combinación de fatiga muscular, desbalance del tronco, desgaste de las facetas articulares de las vértebras, por un proceso degenerativo discal. En los niños o adolescentes raramente se manifiesta el dolor, son descubrimientos de los padres al observar las espaldas de sus hijos.

En más del 85% de los casos su causa es desconocida, se considera como patología mecánica del raquis (columna vertebral), concluyéndose como un signo o síndrome de causa multifactorial. La detección temprana de la presencia de escoliosis es de gran importancia para su tratamiento, en donde se puede evitar la necesidad de una cirugía. Este puede variar según la gravedad del padecimiento, la edad y estilo de vida del paciente.

La kinesioterapia (ciencia del tratamiento de enfermedades y lesiones mediante el movimiento) correctiva de la escoliosis es un procedimiento imprescindible en su rehabilitación, con ejercicios específicos bien establecidos y resultados muy satisfactorios independientemente de su etiología o severidad, en combinación con la educación postural.

Los mejores resultados se logran cuando existe una estrecha relación entre paciente-fisioterapeuta, donde el especialista domina los diferentes métodos y aplica lo mejor de ellos a cada uno de sus pacientes, teniendo en cuenta los hallazgos clínicos y radiográficos, con un tratamiento individualizado.